Año del Padre

, ,

Santa Misa en la Catedral de Montevideo el 15 de septiembre de 2018 – cierre del Año del Padre Kentenich

Palabras dirigidas a nuestro Cardenal Daniel Sturla por los Coordinadores Diocesanos al terminar la Santa Misa en la Catedral de Montevideo el 15 de septiembre de 2018 culminando el Año del Padre Kentenich

Querido Cardenal:

Le agradecemos su deferencia de acompañarnos y celebrar con nosotros este acontecimiento que marca profundamente la vida de nuestra Familia de Schoenstatt internacional.

Hace 50 años nuestro Padre y Fundador fue llamado a la Eternidad. Como Familia nos sabemos convocados por nuestra Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt a asumir su herencia, y llevar su Persona y su carisma al futuro.

Hoy quisiéramos expresar ante usted, como representante del Santo Padre y de toda la Iglesia, nuestra convicción que una auténtica espiritualidad mariana hace crecer un profundo y sólido amor a la Iglesia. La vida de nuestro Padre dio testimonio de esta verdad.

Precisamente este amor a la Iglesia nos ha impulsado a venir aquí para celebrar este acontecimiento y renovar las promesas que el Padre Kentenich hizo a los Santos Padres Pío XII y Pablo VI:

La promesa de empeñarnos decididamente por la reconstrucción de un orden social cristiano.

La de colaborar con todas nuestras fuerzas en la realización del espíritu y las orientaciones del Concilio Vaticano II.

Aportar con esmero para que cada autoridad instituida por Dios en la Iglesia, sea reconocida y valorada en su misión de paternidad, como reflejo y camino a la experiencia de la paternidad de Dios.

Estas promesas son para nosotros como pequeña Familia de Schoenstatt uruguaya, un compromiso que nos desafía y entusiasma para dar lo mejor de nosotros en la fuerza de nuestra Alianza de Amor con María.

Hoy este compromiso se lo queremos expresar a usted y en usted a la Iglesia uruguaya.

Mater  2 Coro y lecturas

Testimonio de una Misionera de la Campaña de la Virgen Peregrina

 

El Cardenal Sturla nos habló de la Virgen de los Dolores cuyo día de celebración es también el 15 de septiembre. De esta advocación era devoto Monseñor Jacinto Vera.

El Cardenal hizo una hermosa analogía con el dolor de la mamá de nuestro padre fundador, al entregar a su hijo a los 8 añitos en un orfanato y allí consagrarlo a la Santísima Virgen.

Habló de la importancia de la Misión Monseñor Jacinto Vera que la Iglesia de Montevideo prepara para el próximo año; hablando de que cuenta con nosotros como Misioneros de “La Mater” (Él la llama así)

También nos contó que en la Capilla del Arzobispado tiene La Cruz de la Unidad y que sobre su escritorio tiene la imagen de la Madre Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable de Schoenstatt.

Video Misa

 

3 Ofrendas a  4 Final

Leer más
,

Ventana de la Capilla del Fundador – P. Kentenich

Configuración de la ventana de la Capilla del Fundador

Símbolo para el 15 de septiembre de 2018

 

50 Años

En diferentes contextos, el Padre Kentenich habló de la importancia de un período de 50 años. Inmediatamente después del Concilio Vaticano II, por ejemplo, dijo que se deben esperar 50 años que se manifieste la fecundidad real del Concilio. Con respecto a sus fundaciones, habló de la necesidad de refundar una comunidad después de unos 50 años. Mirando hacia atrás al período posterior a la fundación de Schoenstatt, describió en una conversación que después de 50 años uno tiene que esperar que los aspectos esenciales de una fundación puedan perder vitalidad. Una verdadera renovación de las fuerzas básicas también podría permitir que creciera una generación, lo que permitiría una comprensión general más profunda y una renovada realización de las metas de Schoenstatt.

 

2014

Las experiencias del Jubileo fueron una experiencia profunda del compromiso de la Virgen con la fidelidad a la Alianza para el segundo siglo de Schoenstatt. El regalo del Santuario Original se encuentran en las cercanías del Jubileo. Este paso hacia la amplitud fue formulado conjuntamente en el Congreso de Pentecostés de 2015. Schoenstatt en su camino, “lleno de espíritu misionero, … quiere ofrecer la Alianza de Amor como camino y esperanza a todas las personas a través de todas las fronteras – a la periferia de la sociedad” (Memorandum 2015).

 

Año Kentenich

El Año Kentenich 2017/2018, el 50° aniversario de la muerte de nuestro Fundador, ha dado vida a muchas comunidades, países y diócesis. Esto llevó al deseo de encontrar una expresión duradera para el Año Kentenich. En la Capilla del Fundador, donde nuestro Fundador fue llamado a la eternidad, 50 años después, debía documentarse la nueva etapa de la nueva fundación. “Un comienzo en el Espíritu Santo”, como el Padre Mennigen llamó a la confianza en la obra del Espíritu Santo en los días posteriores a la fundación de Schoenstatt, ya en septiembre de 1968.

 

Rediseño de la ventana de la Capilla del Fundador

La idea de rediseñar la ventana de la Capilla del Fundador nació del deseo de tener una expresión simbólica. Un motivo de Cenáculo, un motivo que expresa el acontecimiento de pentecostés caracterizará la pequeña ventana de la Capilla del Fundador. Las llamas de Pentecostés nos recordarán el 15 de septiembre de 2018. En el contexto de la imagen y la corona de la MTA, la cruz y el símbolo del padre, el sarcófago y la alfombra en el lugar de la muerte, la nueva ventana de cristal complementará el mensaje iconográfico general con la promesa pentecostal del futuro.

La Sra. Maria Kiess (Munich) diseñó el borrador. La producción de la ventana se realiza en el taller del  pintor bávaro Gustav van Treeck.

Símbolo para la Capilla del FundadorAlemania

En la Sala Pentecostal – por unanimidad – cor unum

El círculo describe un espacio que se convierte en el lugar donde se derrama el Espíritu Santo. El lugar de su paso se convierte en un espacio de irrupción en el Espíritu Santo. El espacio espiritual de unidad en la oración, en el anhelo, en el “Cor unum in Patre” es espacio para nuevos fundamentos y salidas, para profundidad y expansión.

 

Centro radiante

El centro brillante del círculo representa la irrupción de lo divino en el pasado y en el futuro. “Pero la invasión divina de arriba también quiere ser vista de abajo hacia arriba. Y entonces entendemos por esto la irrupción de lo divino a las almas individuales y de ahí el avance a toda la familia” (Conferencia de Navidad 1967).

 

Llamas pentecostales – salida a la expansión

“Y se les aparecieron lenguas como de fuego, que se repartieron; una se posó sobre cada uno de ellos” (Hechos 2,3). El círculo se está rompiendo. Las llamas saltan. Siete llamas representan la abundancia. El fuego pentecostal surge de la interacción de los dones personales y las vocaciones de los individuos y de todas nuestras comunidades. Una llama del espíritu sobre cada cabeza. Esto está representado en la imagen pentecostal de la Virgen María Reina de los Apóstoles de Vicente Pallotti. La coexistencia de vocaciones, carismas y dones personales está en los comienzos de la Iglesia. Da forma a la fundación y reconstrucción de Schoenstatt en nuevas generaciones, países y culturas.

 

De la explicación del Padre Ludwig Güthlein – Director del Movimiento de Alemania

 

Leer más